Que trivial  se escucha nuestra historia contadas en las bocas ajenas amor. Una que se enamora de otro. Otro no se enamora de una, pero su amor infinito como amigo es insuperable. Hermanos con distinta sangre, pensaba otro. Pero los dos no podían convivir con las sombras del amor y del rechazo. 
Pero si nuestra historia no fuera contada, si nuestra historia fuera sentida... Si cada persona tendría la oportunidad de sentir este amor, dejarían de creer en religiones, en dioses y en la ciencia, para creer en el amor. La abuela de la calle principal dejaría de prender velas a esos santos nunca vistos y abriría su corazón, para que un amor como el nuestro sane todas sus heridas. 
Y tal vez, alguien pueda concretar nuestro amor. Este amor tan fuerte que no se dio, que aunque no murió, si se marchó. 


Y lo más triste de mi historia es que nunca voy a encontrar a alguien como vos.
Nunca voy a tener un vos en mi vida otra vez. 

1 comentario:

  1. Una belleza melancólica, pero belleza en fin. Precioso.

    ResponderEliminar

Tiny Hand